27 ene. 2014

Criolofosaurio, el dinosaurio de la semana

El dinosaurio de la semana es el criolofosaurio, un dinosaurio terópodo que habitó en lo que ahora es el Polo Sur, en la Antártida. Si queréis saber algo sobre este curioso dinosaurio seguir leyendo:
                                          
El criolofosaurio, entre los dos pequeños cuernos que poseía encima de los ojos tenía una delicada y delgada cresta, por lo que no pudo servir como un arma pero probablemente la cresta era algún tipo de "embellecedor" para atraer a las hembras para poder procrear. Antes de ser formalmente nombrado, los paleontólogos presentes de la época pensaron en llamarle Elvisaurio, ya que su cresta les recordaba al estilo de peinado de Elvis Presley en la década de los cincuenta, cantante de rock-and-roll. A lo largo de la cola, poseía unos huesos que estaban entrelazados para fortalecerla. Además, el peso de la cola equilibraba el cuerpo del dinosaurio.  El criolofosaurio era un terópodo, por lo que tenía un andar bípedo (caminaba sobre dos patas) y era un carnívoro insaciable. Se sabe que era carnívoro por sus dientes curvados hacia atrás, que tenían bordes en pico, como de sierra, para cortar y desgarrar la carne mejor. Los dientes los soportaban unas mandíbulas macizas. Tenía unas inmensas pezuñas en la patas traseras que pudieron haber servido para desgarrar la carne de sus presas. Cuando la víctima se acercaba podía realizar una carrera (no muy rápida, de más o 
 menos unos veinticuatro kilómetros por hora) corta y rápida para apoderarse de su presa sujetándola con sus inmensas extremidades con garras y mordiéndola con sus dientes serrados. Sus presas podrían haber sido dinosaurios herbívoros. Podemos estimar que su pesa se podría basar en hasta veinte toneladas (2.000 kilogramos). Su longitud es de ocho metros como mínimo en ejemplares adultos, aunque podría ser mayor. El criolofosaurio fue encontrado en el monte Kirkpatrick, en la Antártida, a solo 650 kilometros del Polo Sur. Sus restos fueron encontrados en 1991 por un equipo de norteamericanos del Augustana College of Illinois dirigido por el Dr. William Hammer. El criolofosaurio fue el primer dinosaurio carnívoro encontrado en el continente de hielo conocido como la Antártida. Actualmente, la Antártida es un desierto helado sin apenas vida, pero en aquel momento, en el periodo Jurásico estaba situado más arriba, por lo que el paisaje era un paisaje floreciente lleno de flores y vegetación, un poco más cálido. Criolofosaurio se traduce a "lagarto de cresta congelada".

CRIO  -  LOPHO  - SAURIO
congelado      cresta   lagarto/reptil
 lagarto de cresta congelado
Algunos expertos consideran que el criolofosaurio, así como otros dinosaurios polares, podrían haber sido endotérmicos o de sangre caliente, por lo que eran capaces de generar su propio calor, al igual que los mamíferos y al contrario de los reptiles modernos. Si hubieran sido de sangre fría, no podrían haberse calentado lo suficiente como para permanecer activos y cazar durante el invierno. En el libro DINOSAUR RECORD BREAKERS, del Dr. Darren Naish, un paleontólogo, se menciona que el criolofosaurio sostiene el premio de "Most Southerly Dinosaur", que se traduce al español como "dinosaurio encontrado más al sur". 

CONFORT INVERNAL
Protegido bajo un saliente de roca, muchos criolofosaurios se juntarían debajo de él para mantener el calor. Durante el verano, estos feroces cazadores luchaban y forcejeaban con otros de su misma especie u otros carnívoros que se adentraban a su territorio, pero en invierno -a pesar de estar más al norte y tener un clima más caluroso (no mucho), el invierno era bastante frío- necesitaban el calor de los demás y las hostilidades cesaban. Sus presas herbívoras tenían que aventurarse en el bosque para poder comer. Cuando lo hacían, los criolofosaurios tenían que juntar toda la energía posible para poder cazar el alimento.