27 may. 2014

Dimorfodonte, el dinosaurio de la semana

Aunque el Dimorfodonte sea un pterosaurio (uno de los famosos prehistóricos reptiles voladores no dinosaurios) y no un dinosaurio, lo consideraremos como nuestro dinosaurio de la semana. Así que si continúan leyendo la información que he escrito a continuación, podrán ver más datos sobre el animal que ocupará el puesto de "dinosaurio de la semana":
                            

El Dimorfodonte fue un pterosaurio. Los pterosaurios no son dinosaurios, a menudo se les confunde con ellos, y algunos (ya que las aves descienden de los dinosaurios) dicen que las aves descienden de estos animales prehistóricos. Estos animales no se parecen en casi nada a los pájaros, por lo que no se les puede confundir con antecesores de las aves. En parte, los pterosaurios tienen los mismos antepasados que los dinosaurios y los reptiles marinos: ictiosaurios y plesiosaurios. El Dimorfodonte o Dimorphodon (en inglés) tenía unas mandíbulas fuertes y poderosas, bordeadas con dos tipos de dientes. En la parte frontal de la boca estaban los largos dientes penetrantes, para agarrar peces y otras criaturas escurridizas. En los laterales había filas de dientes más pequeños y puntiagudos, seguramente utilizados para despedazar la carne de sus desafortunadas presas. Para capturar los peces (los que constituían su dieta, básicamente) bajaba en picado hacia el mar y agarraba los peces con las mandíbulas. Para hacer una bajada en picado, necesitaba unas alas. El Dimorfodonte poseía estas alas. Las alas tenían una delgada piel que estaba reforzada con fibras gruesas, como las varillas de un paraguas. Las alas estaban hechas gracias a la extensión del cuarto dedo, que formaba parte del ala. Los otros dedos tenían garras para aprisionar. Sus alas eran estrechas y delgadas, foradas por un pliegue de piel unido a las extremidades delanteras y al cuarto y alargado dedo. Era capaz de mantener un vuelo constante aleteando y lanzarse de repente en picado. Las poderosas extremidades posteriores poseían dedos anchos y con garras; ideales para agarrar a sus víctimas. La larga y rígida cola hacía de contrapeso de la cabeza para conseguir una mayor estabilidad a la hora de volar. La parte plana con forma de rombo con la que terminaba la cola seguramente tenía el mismo papel que un timón y ayudaba a este pterosaurio a navegar. El Dimorfodonte poseía unos grandes ojos que le proporcionaban una excelente visión, al igual que una ave de presa, de modo que podía acechar a su próxima víctima a larga distancia. Este aterrador cazador-asesino fue uno de los primeros pterosaurios o reptiles voladores. Con su inmensa cabeza, potentes mandíbulas y sanguinarias garras, el Dimorfodonte habría sido una visión asombrosa mientras acechaba por los aires sus presas. El Dimorfodonte patrullaba los cielos hace unos 180 millones, es decir, en el Jurásico medio. El primer fósil de Dimorfodonte fue encontrado en 1828 en Dorset, Inglaterra, por la pionera en la búsqueda de fósiles Mary Anning (este enlace les proporcionará más información sobre esta "pionera en la búsqueda de fósiles": http://www.jlgdinosauriomania.blogspot.com.es/2014/02/mary-anning-la-buscadora-de-fosiles.html). La mayor parte de los ejemplares  este animal se han desenterrado en el suroeste de Inglaterra, aunque recientemente se ha encontrado uno en México, lo que demuestra que cuando el reptil volaba por lo scielos, las masas terrestres de Europa y América formaban parte de un único continente: Pangea. El Dimorfodonte tenía una envergadura de en torno a 1'40 metros. El significado de Dimorphodon es "dos tipos de dientes", gracias a los dos tipos que de dientes que se depositaban en sus mandíbulas.

Di: dos / doble
Morpho: tipo /  tipos / forma / formas
Don: dientes / diente
      
Su dieta habitual era entre carnívora y piscívora, ya que constaba de un "menú" de: pescado, calamares y probablemente animales terrestres como lagartos. Este pterosaurio podría haber vivido en zonas costeras para no tener que hacer viajes largos hasta su comida. Como el Dimorfodonte cazaba peces, probablemente necesitara una piel impermeable. Al igual que los pájaros y mamíferos actuales, es posible que el reptil tuviera glándulas sebosas en la piel para proporcionarle una cobertura de grasa que repeliera el agua. Para mantener la piel en buenas condiciones, se habría acicalado con el pico de forma regular. El Dimorfodonte y otros reptiles voladores (pterosaurios) probablemente pusieran huevos aunque no se han encontrado fósiles de éstos. Las hembras pueden haber incubado a su prole como un pájaro o quizá ponían los huevos en un nicho rocoso alto bañado por los rayos del sol y dejaban que eclosionaran. Según los expertos, los reptiles voladores pueden haber alimentado a su cría sacando comida de bolsas en la boca o regurgitándola parcialmente digerida, al igual que muchas aves modernas. 
                                                   

22 may. 2014

Pachycephalosauria, el género del mes

Queridos lectores, este mes, hay un género que nos ha impresionado a todos gracias a su "grueso" cráneo. Pachycephalosauria (nombre referente al más conocido de este grupo) es un infraorden en el que se encuentran los dinosaurios ornitisquios de cabeza gruesa. Para los que lean una entrada de este tipo (tipo "género del mes") por primera vez -y para los que no que recuerden-, que utilizo la palabra género para agrupar todos los distintos grupos en los que se clasifican los dinosaurios, así como infraórdenes, tribus, familias, superfamilias, etc... Continuen leyendo para más información sobre este infraorden lleno de dinosaurios con cráneos fascinantes.
Pachycephalosauria fue un infraorden de dinosaurios ornitisquios (con cadera de ave) marginocéfalos que vivieron hace entre 145 y 65 millones de años, es decir, durante todo el periodo Cretácico, en lo que actualmente se considera Asia y Norteamérica. Estos dinosaurios caminaban de forma bípeda, es decir, a dos patas. Comían plantas (eran herbívoros) y se alimentaban de plantas que no estarían a mas de un metro de alto -según un estudio que se realizó en 2013. Los paquicefalosaurios (nombrados a partir del mas conocido de sus integrantes, el pachycephalosaurus -que significa "reptil con cabeza gruesa"-) se caracterizaban por tener una cabeza gruesa, como indica su nombre. Simplemente, tenían una bóveda craneal con forma de domo (aunque en algunos es aplanada -la bóveda- o con forma de cuña) de varios centímetros de grosor. Esta bóveda estaba rodeada (en todos los ejemplares) de varios nódulos, espinas y protuberancias.

Muchos piensan que estos dinosaurios, los paquicefalosaurios, utilizaban este domo para embestir a otros integrantes de la manada. Sin embargo, esta teoría no está bastante probada, por lo que si continúan leyendo podrán leer acerca de datos sobre las posibles embestidas de estos animales.

La teoría de que estos dinosaurios pudieran realizar embestidas unos contra otros por el derecho de ser el líder de la manada u otras causas diferentes fue propuesta por Edwin Harris Colbert en 1955. Esta teoría fue popularizada en una película de ciencia ficción llamada "A gun for a dinosaur". Desde entonces, muchos paleontólogos han estado de acuerdo con esta idea. Piensan que los paquicefalosaurios se embestían entre sí como hacen los actuales carneros y bueyes: cabeza contra cabeza. La evidencia anatómica de este comportamiento incluía las articulaciones vertebrales que proveían de rigidez a la columna vertebral, además de la forma de la espalda, que sugería una fuerte musculatura del cuello. Se había sugerido también que los paquicefalosaurios podían alinear la cabeza, el cuello y el cuerpo completamente completamente horizontal para poder transmitir las fuerzas del choque durante la lucha. Sin embargo, esta teoría es errónea, ya que ningún dinosaurio conocido podría haber girado su cuerpo a dicha posición. En lugar de ello, las vértebras cervicales y las dorsales anteriores muestran que se orientaba generalmente en una curva que describía una "S" o una "U". Asimismo, la forma redondeada del cráneo podría haber minimizado el área de contacto durante la colisión de las cabezas, resultando en golpes de refilón. Otras posibilidades incluyen la embestida a los flancos del animal, defensa contra los depredadores o ambas. La anchura del cuerpo de los paquicefalosaurios (que podría proteger los órganos internos vitales durante las
batallas) y los cuernos escamosos de Stygimoloch (los cuales pudieron haber sido usados para ampliar el daño a la hora de dar el golpe) le dieron crédito a la hipótesis de las embestidas a los flancos. Un estudio realizado en 2004 argumentó en contra de la hipótesis del ariete. El estudio realizado por Goodwin y Horner  afirmó que la estructura de hueso esponjoso no podría soportar  los golpes de los combates. Posteriores análisis biomecánicos de 2011 concluyeron por su parte que los domos podrían resistir las tensiones del combate. En 2010 afirmaron que los patrones de crecimiento realiados por Goodwin y Horner en 2004 no son inconsistentes con la lucha a cabezazos. Nuevos descubrimientos publicados en la revista Journal Plos One de julio 16 de 2013 añadieron evidencia a la idea de las embestidas en las especies de paquicefalosaurios: de los 100 cráneos de paquicefalosaurios que se han estudiado, el 20% mostraban signos de heridas, probablemente hechas al combatir. Las patologías incluyen agujeros en donde el hueso se infectó debido a las heridas originadas en la piel. Estos hallazgos adicionales implican que los paquicefalosáuridos pueden haber usado sus cabezas tanto para el despliegue como para la defensa (al igual que en muchos animales modernos. Estas son solo algunas de las pruebas que se han hecho para averiguar el tema descrito y solo hay que mirar las conclusiones para descubrir que en realidad no se sabe para nada lo que los paquicefalosaurios pudieron haber hecho en sus combates.

Anteriormente, aproximadamente al final del anterior párrafo, hemos dicho que "...agujeros en donde el hueso se infectó debido a las heridas originadas en la piel...". Esto quiere decir que podrían haber estado cubiertas por piel o por algo parecido. El caso es que si hubieran estado cubiertas de piel, podrían haber lucido vistosos colores (al igual que los volantes de los ceratópsidos y las crestas de los hadrosáuridos) para llamar la atención de la hembra. Me gustaría que dijeran algo en los comentarios referente a esto: al posible domo recubierto de piel.



La mayoría de los restos de paquicefalosaurios han sido hallados incompletos, consistiendo normalmente en el hueso frontoparietal que forma el distintivo domo. Esto hace que su clasificación sea muy difícil, ya que la clasificación de los géneros y especies dentro de este infraorden depende casi exclusivamente de sus características craneales. En consecuencia, se hubieron clasificado múltiples dinosaurios no pertenecientes a esta familia. Majungatholus fue considerado paquicefalosaurio; actualmente es considerado como un terópodo abelisáurido. Yaverlandia es otro ejemplo de un dinosaurio clasificado erróneamente como paquicefaloaurio; ahora se sabe que fue un celurosaurio.
 
Pachycephalosauria (nombrado en 1974 por Maryanska Osmólka) es un infraorden que contiene la familia Pachycephalosauridae, que a su vez contiene una tribu (cuyo nombre es Pachycephalosaurini y contiene al Dracorex, Pachycephalosaurio y Stygimoloch) contiene 14 especies: Acrotholus, Alaskacephale, Amtocephale, Colepiocephale, Goyocephale, Gravitholus, Hansuessia, Homalocephale, Prenocephale, Sphaerotholus, Stegoceras, Texacephale, Tylocephale y Wannanosaurus.

21 may. 2014

Mary Anning en el doodle de hoy

Esta entrada es ya la cuarta en la categoría de noticias. Hoy Google ha hecho un homenaje a Mary Anning por detalles que veremos a continuación:
             215º aniversario del nacimiento de Mary Anning
Hoy es el 215º aniversario del nacimiento de Mary Anning, a la que algunos llaman "la madre de la paleontología". Mary Anning nació el 21 de mayo de 1799, por lo que hoy se cumplen 215 años desde que nació en Lyme Regis. Google lo celebra con un doodle dedicado a ella en la página principal de Google.

A continuación, voy a dar una corta descripción de Mary Anning, pero esta paleontóloga ya tiene una entrada en su blog, por lo que, para más información, les recomiendo que visiten la página que está entre los parentésis (http://jlgdinosauriomania.blogspot.com.es/2014/02/mary-anning-la-buscadora-de-fosiles.html).

Mary Anning nació el 21 de mayo de 1799 en Lyme Regis, una ciudad de Inglaterra. Fue una paleontóloga que descubrió un cráneo de dinosaurio con solo 12 años. También descubrió otros fósiles como uno de un ictiosaurio (un reptil marino del jurásico), el esqueleto de un pez llamado Dapedium Molitum, huesos de pterosaurio y restos de belemnites. Finalmente, murió el 9 de marzo de 1847.

15 may. 2014

Pinocho rex

Siendo esta entrada la tercera referente a las noticias, quisiera disculparme por si se me ha "escapado" alguna que otra noticia referente a este tema de los dinosaurios. En realidad, no estoy seguro si me he olvidado de alguna pero por si acaso, vuelvo a disculparme. Pero vayamos al grano, la semana pasada se descubrió un esqueleto de un dinosaurio carnívoro al que bautizaron Pinocho Rex. ¿Queréis saber por que lo llamaron así y otras cosas más sobre el sitio y otros? ¡Pues sigan leyendo!
                              

Los paleontólogos apodaron "Pinocho rex" a una nueva especie de tiranosaurio con hocico largo que vivió hace 66 millones de años. Los paleontólogos dicen que este dinosaurio vivió en Asia a finales del periodo Cretácico. El antiguo depredador recién descubierto fue diferente a la mayoría de los demás tiranosaurios (familia a la que pertenece). Tenía un cráneo alargado y largos dientes estrechos en comparación con las mandíbulas profundas y poderosas que incluían dientes gruesos del famoso Tyrannosaurus Rex.
Los paleontólogos no sabían acerca de la existencia de estos tiranosaurios "narigudos" hasta que un dinosaurio con estas características fue desenterrado en el sur de China. Este dinosaurio fue llamado Qianzhosaurus sinensis.
Restos de Pinocho rex hallados en las excavacionesHasta ahora, sólo se habían encontrado dos tiranosaurios fosilizados con cabezas alargadas pero eran ejemplares jóvenes. No se sabía a ciencia cierta si se trataba de una nueva clase de dinosaurio o si eran aún crías (pudiendo desarrollar cráneos más robustos).
Los expertos en paleontología dicen que Qianzhosaurus sinensis vivió junto a los tiranosaurios de
este cráneo es en realidad uno de Qianzhosaurus sinensis, no de Pinocho Rex
hocico profundo, pero no habrían sido competencia directa con ellos, ya que eran más grandes y probablemente cazaban presas diferentes. Tras el hallazgo, los investigadores han creado una nueva rama de la familia "Tyrannosauroidea" en la que se incluyen los dos dinosaurios de hocico largo descubiertos, además, esperan que se sigan identificando especies que se unan al Pinocho Rex, al Alioramus remotus/altai y al Qianzhosaurus sinensis.
El Dr. Steve Brussate, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo, y uno de los autores del estudio sobre Pinocho Rex dijo: "Esta es una raza diferente de tiranosaurio. Tiene la sonrisa con dientes familiar del Tyrannosauruss Rex, pero su hocico era mucho más largo y tenía una hilera de cuernos en su nariz. Podría haber parecido un poco cómico, pero hubiera sido tan mortal como cualquier otro tiranosaurio, y tal vez incluso un poco más rápido y sigiloso".

El profesor Junachang Lü, del Instituto de Geología de la Academia China de Ciencias Geológicas, dijo: "El nuevo descubrimiento es muy importante, junto con el Alioramus de Mongolia, muestra que los tiranosaurios de hocico largo se distribuyeron ampliamente en Asia. Aunque sólo estamos empezando a aprender acerca de ellos, los tiranosaurios de hocico largo eran al parecer uno de los principales grupos de dinosaurios depredadores en Asia".

Los científicos sostienen que el Pinocho Rex, que pertenecía a la misma familia que el Tyrannosaurus Rex, era un carnívoro temible que vivió en las tierras que hoy conforman Asia a finales del periodo Cretácico. Sin embargo, los especialistas creen que este depredador recién descubierto era muy diferente a la mayoría de los tiranosaurios, ya que presentaba un cráneo alargado, así como largos y finos colmillos en comparación con las poderosas mandíbulas y gruesos  colmillos de otros tiranosaurios.

Los paleontólogos no estaban seguros de la existencia de tiranosaurios de hocico largo hasta que descubrieron los restos casi intactos y bien conservados de esta especie de dinosaurio, cuyo nombre científico es Qianzhosaurus Sinensis. Hasta ahora solo se habían encontrado dos tiranosaurios con cráneos alargados, pero coo eran de corta edad no quedaba claro si se trataba de una nueva clase de dinosaurio o si estaban en una etapa temprana de crecimiento. Sin embargo, los restos de Pinocho Rex corresponden a los de un espécimen adulto, lo que confirma la existencia de especies de tiranosaurio con hocicos largos.