12 may. 2014

Uranosaurio, el dinosaurio de la semana

Les pido disculpas por no haber publicado nada la última semana, pero tengo razones para justificar mi ausencia... Esta última semana estuve en Londres y no pude publicar nada en este blog, por lo que ahora vamos a seguir con el tema de los dinosaurios y a anunciar el dinosaurio de la semana. El dinosaurio de esta semana se llama Uranosaurio, aunque es más comúnmente llamado por su nombre en inglés: Ouranosaurus. Lean la siguiente información para encontrar datos sobre este iguanodóntido.
                          
La parte que más destaca del Uranosaurio es probablemente la vela que poseía y que estaba a lo largo de todo el lomo. No se sabe a ciencia cierta si en realidad podría haber poseído una vela en la espalda. Los restos fósiles demuestran que el Uranosaurio tenía unas vértebras extralargas en el lomo. Los largos huesos de la columna vertebral del Uranosaurio hacen pensar que la tenía, aunque también podría haber sido una joroba que podría haber acumulado grasa (de esto hablaremos más abajo). Si hubiera tenido esta vela, podría haber servido para calentar y enfriar la sangre del dinosaurio. Al comienzo de la mañana, el animal podía calentarse colocando la vela frente al sol. La vela también podría haber tenido un dibujo vistoso y ser lucida para atraer a hembras en la época de procreación. Al terminar esta posible vela se extendía una cola que habría actuado contrapeso si el animal se levantaba para alimentarse de las hojas más altas de los árboles (pues era herbívoro, al igual que todos los ornitisquios). La vela y la cola estaba unido a un robusto cuerpo que soportaban unas patas grandes y fornidas. Las macizas patas traseras eran lo bastante fuertes como para soportar el peso del dinosaurio Uranosaurio si éste se alzaba sobre ellas para recoger hojas. Unos mortíferos pinchos en los pulgares de las patas delanteras eran  unas armas efectivas contra los depredadores. El más pequeños de los cuatro dedos era lo bastante móvil como para poder usarlo a la hora de reunir la comida. Esta comida pasaba por el pico que tenía el Uranosaurio antes de ser ingerida. El borde afilado de este pico estaba perfectamente diseñado para rasgar bocados de follaje. Dentro de la boca, había filas de dientes que trituraban la comida. Las mandíbulas de este grande y pesado dinosaurio herbívoro eran perfectas para arrancar y triturar hojas. El Uranosaurio vivió antes de que aparecieran las primeras angiospermas, es decir, plantas con flores, de modo que probablemente se alimentaría de plantas con follaje como las colas de caballo, ginkgos, cícadas, helechos y coníferas jóvenes. El cráneo del Uranosaurio posee un par de bultos sobre la nariz que no poseen ninguna función evidente. Es posible que se trate de rasgos sexuales encontrados sólo en los machos y que todavía no se haya encontrado un cráneo de hembra.
El Uranosaurio u Ouranosaurus, podía llegar a tener una longitud de hasta siete metros. Gracias a su dieta herbívora, este dinosaurio podía haber llegado hasta las dos toneladas de peso. Uranosaurio viene de la palabra "urano". Así es como llaman a las tribus nómadas del desierto del Sahara a los lagartos monitor de la zona. El significado del nombre Uranosaurio es "lagarto valiente".
Los restos de Uranosaurio se han encontrado en las arenas y dunas del desierto del Sahara, en África. En la época en la que vivió este dinosaurio, hace entre 144 y 99 millones de años, que corresponde al Jurásico superior, la región era casi tan cálida como en la actualidad.

¿JOROBA O VELA?

VELA
Una vela brillante y con dibujos podía ser muy útil para un dinosaurio. Como si fuera un camaleón, el uranosaurio puede haber variado el diseño de la vela para disuadir a sus adversarios o impresionar a una pareja. También podría haber tenido la misma función que la del cráneo del Triceratops y otros ceratópsidos: hacerle parecer más grande. También, gracias a ella, podría haber controlado su temperatura corporal de forma que pudiera mantener una temperatura confortable.


JOROBA
Algunos paleontólogos e investigadores creen que las largas vértebras del dinosaurio Uranosaurio podrían haber sujetado una gran joroba. Esta joroba podría haber sido un depósito de grasa que ayudara al dinosaurio a sobrevivir durante los periodos de escasez de comida.