14 ene. 2014

Oviraptor, el dinosaurio de la semana

El dinosaurio de esta semana es el oviraptor, un supuesto ladrón de huevos, leer atentamente para más información:


El oviraptor poseía un corto y ligero cráneo que soportaba un poderoso pico desdentado. En la parte posterior de la boca tenía un par de dientes afilados en forma de estaca. Quizás fueran utilizados para aplastar huevos o las conchas de caracoles o mejillones. En la parte superior del cráneo, en el "casco", se podía divisar una cresta parecida a un medio plato de canto, que podía haber sido de color para lucirlo. En las dos especies que se han encontrado en la actualidad, la cresta varia, al igual que las de los machos y las hembras. El "casco" del oviraptor era hueco y con un interior parecido a una esponja, con delicados pasajes nasales divididos con huesos tan finos como el papel. Es posible que estos ayudaran a calentar y humedecer el aire que respiraba este dinosaurio terópodo llamado oviraptor, aunque quizás podían haber aumentado sus sentido del olfato o enfriado su cerebro. El cerebro, situado debajo de la cresta, había sido grande para un dinosaurio, aproximadamente del mismo tamaño que el de un pájaro volador no moderno, como un avestruz o un emú. El oviraptor era un terópodo, por lo que caminaba sobre dos patas posteriores musculosas, en postura bípeda. Estas patas posteriores tenían unas grandes garras que podían agarrar una presa o arrojar tierra sobre los huevos de un nido. Las patas anteriores terminaban en grandes manos que se plegaban al igual que las alas de un pájaro. Un pequeño hueso en forma de creciente lunar ayudaba a que la muñeca se moviera con libertad. Para los paleontólogos, el oviraptor fue el protagonista de uno de los más reveladores hallazgos de fósiles y emocionantes debates en los últimos años. Los primeros hallazgos de este dinosaurio en 1920 (Mongolia) sugieren que el oviraptor era un dinosaurio que robaba huevos para comerlos, ya que se incluían en  su dieta. Se creía esto porque se encontraron restos fósiles al lado de un nido, que hasta esa fecha se creía que eran de protoceratops, pero más tarde, unos estudios realizados  

demostraron que en realidad, lo que eran unos supuestos huevos de protoceratops eran unos huevos de oviraptor. Los paleontólogos en seguida empezaron a poner en común teorías para adivinar cómo podía haber llegado hasta ahí el oviraptor. La teoría que se aceptó al final consistía en que el oviraptor estaba empollando sus huevos, dándoles calor, cuando una tormenta de arena lo sepultó entre la arena, donde sus restos fósiles se conservaron hasta hoy en día. Aún así, el esqueleto era demasiado grande para ser de Oviraptor, por lo que se creó otro género para designar a este dinosaurio oviraptosaurio mayor que el Oviraptor: Citipati. Estos dinosaurios, empollaban sus huevos y los protegían hasta que eclosionaban, como los pájaros actuales. Esto apoyaba la teoría de que las aves actuales descienden de algunos dinosaurios carnívoros, como el oviraptor. El oviraptor tenía una longitud de hasta dos metros de largo, con una altura de un metro y medio, con un peso estimado que desde sesenta hasta cien kilogramos. Solo se han encontrado
 oviraptor en plena caza
restos suyos en Mongolia, donde se han encontrado varios restos fósiles. Recientemente, algunos paleontólogos afirman haber encontrado vértebras de oviraptor en América, Si al final demuestran que tienen razón, entonces es posible que el oviraptor hubiera estado bastante difundido por todo el mundo. Nadie ha encontrado todavía plumas de oviraptor junto a su esqueleto, pero se supone que podían tener también plumas al igual que un pariente suyo, el caudiptérix, descubierto en China, del que este si que se sabe verdaderamente que poseía plumas a lo largo de su cuerpo. Por este parecido primo, muchas veces se reconstruye al oviraptor con plumas a lo largo del cuerpo. Se sabe que era carnívoro, pero no se sabe exactamente que podía comer, podía comer cualquier cosa. En este enlace a una página de dinosaurios llamada "Mundo Terópodo" encontraréis información sobre cual pudo ser la dieta de este dinosaurio. Aunque no tuviera dientes, podía partir los huevos gracias a su pico curvo mientras lo sujetaba con las patas delanteras. Después de robar la comida, huía con sus fuertes patas a gran velocidad gracias a sus fuertes músculos.

¿Cómo era el nido de un oviraptor y cuáles eran las características de las crías de este dinosaurio?

El oviraptor construía nidos en los que llegaba a poner hasta una docena de huevos. La cubierta de los huevos era dura, como la de las aves actuales, y llegaba a medir 20 centímetros de largo por seis u ocho de largo.
foto de como podría estar colocada la cría de oviraptor en el huevo
Las hembras, protegían siempre los nidos (y las crías) de los depredadores y de las inclemencias climáticas, así como tormentas de arena, lluvia, etc... El descubrimiento de dos huevos maduros dentro de la pelvis de un oviraptor hembra indica que esta especie ponía los huevos en pares (de dos en dos), los ponía y así otras diez veces aproximadamente, hasta que el nido se llenaba.

HUEVOS DE DINOSAURIO
Los últimos descubrimientos científicos en el campo de la paleontología revelaron que los huevos de los dinosaurios aportan datos valiosos acerca del comienzo y la infancia de estos animales. Por ejemplo, a pesar de desplazarse erguidos con sus dos patas traseras, los primeros pasos de animales como el tiranosaurio habrían sido a cuatro patas, gateando. Sus embriones poseían unas cabezas de gran tamaño, que los habrían llevado a caminar gateando. Los embriones de titanosaurios encontrados en Anca Mahuida (Argentina) poseían un "diente de huevo" que les permitía romper el cascarón, parecido al que tienen hoy en día las actuales tortugas, cocodrilos y aves. Al crecer, esta protuberancia no se les caía, sino que era asimilada por el hueso del hocico. Los huevos medían entre doce y quince centímetros de diámetro, con cáscaras de hasta dos milímetros de espesor. Las crías de los dinosaurios tenían entre veinticinco y treinta centímetros de largo.