27 abr. 2014

Baryonyx, el dinosaurio de la semana

Este lunes es mi cumpleaños (28/4) y quería celebrarlo con mi dinosaurio favorito; mi dinosaurio favorito es el Alosaurio, pero ya que éste fue el dinosaurio de la semana el año pasado, he decidido recurrir a mi segundo dinosaurio favorito: el Baryonyx.


                               

El Baryonyx fue un dinosaurio terópodo que tuvo una extraña cresta de pequeño tamaño en la parte superior de la cabeza, casi entre los ojos. Tenía un hocico largo y aplanado con unos orificios de la nariz que se encontraban en la parte superior de éste. En la mandíbulas tenía unos dientes afilados y cónicos que eran perfectos para atrapar presas escurridizas. La mandíbula inferior tenía 32 dientes en cada lado, el doble de la mayoría de los dinosaurios carnívoros. Eso quiere decir que tendría 128 dientes en las dos mandíbulas. La mandíbula inferior era larga y delgada. Además, tenía una forma como de "S", similar a la de los cocodrilos actuales. En sus manos, una inmensa garra que se situaba en el primer dedo podría haber servido como una herramienta de pesca y como arma. Esta garra tenía un núcleo de 28 centímetrosy podía haber sido más grande si estaba recubierta de hueso.
El hallazgo fortuito de una inmensa garra condujo a una de los más importantes descubrimientos de dinosaurios del siglo XX, el esqueleto fósil de un dinosaurio carnívoro (la mejor palabra sería piscívoro) realmente extraño. Sus poderosas garras-pulgar le merecieron el nombre de "Garras" cuando se encontraron sus restos en 1983. 
Los científicos creen que el Baryonyx fue un pescador excepcional. Escamas medio digeridas de peces antiguos que fueron descubiertas entre sus restos muestran su dieta piscívora a base pescado y probablemente otros dinosaurios. Es probable que utilizara estas garras gigantes para arponear peces en los ríos. El Baryonyx tenía un estrecho y largo hocico, similar al de los cocodrilos, de modo que puede haber utilizado sus afilados dientes para atrapar peces en el agua.
El Baryonyx fue un dinosaurio con nueve metros de longitud y una altura de dos metros y medio en la cadera. Su peso oscilaba entre las dos y las tres toneladas. Los restos de Baryonyx fueron descubiertos en 1983 en el sur de Inglaterra en una formación rocosa llamada Wealden Clay. En la época del Baryonyx, Inglaterra no era la templada y arbolada tierra que es actualmente. Europa occidental era entonces una llanura tropical repleta de bosques pantanosos. Abundaban las plantas como las colas de caballo, las cícadas, los helechos y las coníferas. Los científicos expertos en dinosaurios Angela Milner y Alan Charig, del museo Británico de Ciencias Naturales, el Natural History Museum, bautizaron oficialmente al Baryonyx en 1986, tres años después de su descubrimiento. Estos paleontólogos le pusieron el nombre de Baryonyx (garra poderosa) a favor de su inmensa garra.

LA PESCA DEL DÍA
Caminando sobre sus patas traseras sobre el lecho de un río antiguo, el Baryonyx rebusca en el agua en busca de presas. Al ver un cardumen de peces, el dinosaurio ataca con sus inmensas garras-pulgar. Al final saca del agua una de ellas, que chorrea sangre, mientras, atravesada por ella, se debate la primera presa del día. Es casi seguro que el Baryonyx  utilizaba también la boca. Con un veloz mordisco de sus dentudas mandíbulas podía haber atrapado un puñado de peces en los rápidos.