5 nov. 2013

Sauropoda, el género del mes

Aquí está el informe de los saurópodos o sauropodomorfos, cómo dije en la entrada de la clasificación de los dinosaurios, cada mes hablaremos sobre un género de dinosaurio, y este mes (noviembre) ha tocado los saurópodos, que descienden de los sauropodomorfos.                                                      
Fotograma de varias especies de saurópodos

Comúnmente, solemos conocer a los saurópodos solo de imagen, esos dinosaurios con el cuello y la cola largos, con la cabeza pequeña muy pesados. Pero los saurópodos esconden un mundo tras ellos, que descubriremos en esta entrada:
Los saurópodos proceden de la rama de los sauropodomorfos, que a la vez proceden de los saurisquios, quiere decir, de los dinosaurios con cadera de lagarto. Los saurópodos contenían las siguientes familias: vulcanodóntidos, cetiosáuridos, barapasáuridos, braquiosáuridos, chubutisáuridos (aunque esta familia es dudosa), camarasáuridos, titanosáuridos, diplodócidos, ehuelopódidos y dicraeosauridos. Las características de los saurópodos se podrían resumir en: 
  1. Cola y cuello largos.
  2. Patas robustas.
3. Cabeza y cerebro pequeño. 

El cuello era una de las características más notables de los saurópodos, era largo y flexible, pero no se podía levantar por encima de los hombros. La cola de los saurópodos servía mayoritariamente para hacer contrapeso al gran cuello. Los saurópodos agitaban la cola para defenderse, si oían a los depredadores acercarse, el saurópodo que los oía avisaba al resto de la manada dando golpes contra el suelo con la cola
(https://www.youtube.com/watch?v=VEiwhTypeew, en este vídeo, en el minuto 1:20, se muestra una escena en la que se representa como los saurópodos agitaban la cola.). Los saurópodos solían vivir en manadas de varios individuos. Los saurópodos eran ovíparos, como el resto de los dinosaurios, por lo tanto ponían huevos. Los saurópodos solían poner los huevos en fila, dejándolos a la intemperie.Los jóvenes saurópodos que habían conseguido salir, (muchos eran devorados por los dinosaurios comedores de huevos) se escondían en la maleza del bosque para ser capturados con mayor dificultad para ser engullido. Una vez el saurópodo estaba instalado en la maleza comía y comía, hasta ser la mitad de grande que un saurópodo adulto de su especie, y entonces, se refugiaba entre ellos. Los saurópodos jóvenes se colocaban en el medio de la manada para protegerse y que la especie siguiera conservándose. Los saurópodos (todos sabemos lo que voy a nombrar ahora) eran herbívoros, y se comían las hojas de los árboles, coníferas, arbustos más altos con sus dientes en forma de cuchara o agujas de pino, aunque estos eran muy débiles, solo servían para cortar las hojas más blandas. Algunas veces, los saurópodos se erguían sobre sus patas traseras para alcanzar mayor altura y tragarla hojas más tiernas y jugosas del árbol. Otra cosa muy interesante de los saurópodos, es que se tragaban piedras. Esto parecerá raro, pero no lo es en sí. Estas piedras se llamaban gastrolitos y eran engullidas por los saurópodos para triturar la comida en el estómago. Estos restos se han encontrado fósiles en muchos de
los esqueletos de los saurópodos. El saurópodo (y sauropodomorfo también, y seguramente de todos los dinosaurios) es el Argentinosaurus con 42 metros de longitud y 21,4 metros de altura, con un peso de ochenta toneladas. 



Habréis oído muchas historias de que había otro dinosaurio de 60 metros de longitud y tal, pero esos restos fueron perdidos durante la segunda guerra mundial, por lo tanto. Los saurópodos tenían los orificios de la nariz situados por encima de la cabeza. en 1841, Sir Richard Owen bautizó al primer saurópodo conocido como Cetiosaurus, que significa "reptil ballena", dando referencia a la estructura de las vértebras (columna) del Cetiosaurus que eran parecidas a las vértebras de una ballena. No es de extrañar, que los paleontólogos pensaron en que los saurópodos tenían hábitos acuáticos. Pensaban que, gracias a los orificios de su nariz situados encima de su cabeza, este animal podría tener hábitos acuáticos (como ya se ha mencionado antes), ya que si mantenía la cabeza por encima del nivel del agua, (como se enseña en la foto) por lo tanto la reconstrucción más habitual de camarasaurios y otros saurópodos en esos tiempos se mostraría con hábitos anfibios. Aunque el cine desechó totalmente esta postura radical, pero eso no incluía que los saurópodos en las películas de animación y ciencia ficción tuvieran unas grandes capacidades natatorias.