14 oct. 2013

Diplodocus, el dinosaurio de la semana

Este gigante será el dinosaurio de la semana. El nuevo dinosaurio es Diplodocus, un conocido saurópodo que se alimentaba de plantas., he copiado alguna información de otros blogs y otra la he puesto yo;


El cráneo de los Diplodocus era muy pequeño en comparación con el tamaño del dinosaurio, los cuales llegaban a medir más de 37 metros de largo y 6,5 de alto al cuello. Los Diplodocus poseían pequeños dientes con forma de clavija e inclinados hacia delante, los cuales estaban situados únicamente en la parte anterior de las mandíbulas. Su cuello estaba formado por al menos 15 vértebras, por lo que se cree que mantenían el cuello paralelo al suelo y que eran incapaces de elevarlo a una altura gigante como aparecen en las películas, aunque si podían ponerse a dos patas, no más. Por otro lado, las estimaciones modernas de su masa se sitúan en el rango de 10 a 16 toneladas: 10 t; 11,5 t; 12,7 t; y 16 t. Los Diplodocus tenían una cola muy larga, compuesta de más de 80 vértebras caudales, cantidad que prácticamente duplica el número con el que contaban algunos saurópodomorfos, como el Shunosaurus con 43, y que también supera a la que tenían macrorianos contemporáneos, como el Camarasaurus con 53. Existen especulaciones acerca de que los diplódocos podrían haber utilizado su cola como defensa o para hacer ruido. También podría haber servido como contrapeso para el cuello. La parte media de la cola tenía “dobles vigas“, huesos de forma extraña que le dan a los Diplodocus su nombre. Éstas pudieron haber servido para proporcionar apoyo para las vértebras, o quizás para evitar que los vasos sanguíneos se aplastasen en caso de que la pesada cola del animal chocase contra la tierra, o contra algún terrible depredador. Estas “dobles vigas” también aparecen en algunos dinosaurios emparentados con los Diplodocus. Como otros saurópodos, la mano (“pie delantero“) del Diplodocus estaba altamente modificada, con los huesos del dedo y de mano dispuestos en una columna vertical, con una sección de corte con forma de herradura. El Diplodocus no tenía garras a excepción del dedo 1 de la mano, que eran inusualmente grandes comparada a la de otros saurópodos, aplanada de lado a lado, y separados de los huesos de la mano. La función de esta garra inusualmente especializada es desconocida. La cabeza de los Diplodocus ha sido ampliamente representada con las fosas nasales en la parte superior de la misma, debido a la posición de las aberturas nasales en el ápice del cráneo. Ha habido especulaciones acerca de si tal configuración significa que los Diplodocus tuvieron una trompa. Pero un estudio reciente afirmó que no hay evidencias paleoneuroanatómicas que respalden la hipótesis de la trompa. Se ha señalado que el nervio facial de animales como el elefante es largo, ya que inerva una trompa. Las pruebas sugieren que el nervio facial es muy pequeño en los Diplodocus. Estudios de Lawrence Witmer (2001) indicaron que, mientras que las aberturas nasales estaban arriba en la cabeza, las actuales fosas nasales carnosas estaban situadas mucho más abajo, en el hocico. Recientes descubrimientos han demostrado que losDiplodocus y otros diplodócidos pudieron haber tenido unas estrechas y puntiagudas espinas de queratina alrededor del dorso, como las de una iguana. Esta característica, radicalmente diferente de la imagen que se tenía de estos animales, ha sido incorporada en recientes reconstrucciones. Se desconoce exactamente cuántos diplodócidos presentaron esta característica, y si además estuvo presente en otros saurópodos. Según los estudios realizados, los Diplodocus se levantaban sobre sus dos patas traseras y estiraban su largo cuello para llegar a las hojas más verdes ubicadas en la copa de los árboles. Varias especies de Diplodocus fueron descritas entre 1878 y 1924. El primer esqueleto fue hallado en el año 1878 en Como Bluff, Wyoming, por Benjamin Mude y Samuel Wedell Wellingston. Fue el paleontólogo Othinel Carl Marsh quien le puso el nombre de Diplodocus longus (“doble viga larga“) ese mismo año. Desde entonces, restos de Diplodocus han sido encontrados en la Formación de Morrison, al oeste de Estados Unidos, en Colorado, en Utah, Montana y Wyoming. Los fósiles de estos dinosaurios son . Los fósiles de estos dinosaurios son relativamente comunes, a excepción del cráneo. Aunque no es la especie prototípica, la más conocida es el D. carnegie, siendo la más famosa debido al gran número de exhibiciones que se han realizado de su esqueleto en museos de todo el mundo. Los dos géneros de saurópodos de la Formación de Morrison, Diplodocus y barosaurio, comparten huesos muy similares en sus miembros. En el pasado, muchos huesos aislados fueron automáticamente atribuidos a los Diplodocus pero pudieron, de hecho, haber pertenecido al Barosaurus… Diplodocus es un dinosaurio famoso y muy representado. Mucho de esto ha sido probablemente debido a su abundancia de restos esqueléticos y del estado anterior como el dinosaurio más largo. Sin embargo, la donación de muchos moldes esqueléticos montados por Andrew Carnegie a los potentados en todo el mundo al principio del siglo XX, hizo mucho para que la gente del mundo se familiarice con este dinosaurio. Moldes de los esqueletos de Diplodocus todavía se exhiben en muchos museos por todo el mundo, incluyendo un inusual D. hayi en el Museo Houston de Ciencia Natural, y D. carnegiei en instituciones como el Museo de Historia Natural de Londres, Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, España, Museo Humboldt de Berlín, Alemania, el Museo Senckenberg de Fráncfort, Alemania, Museo Field de Historia Natural de Chicago, en el Museo de La Plata, en Argentina y, por supuesto, el original sigue siendo el centro de la exhibición en Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh. Un esqueleto montado de D. longus está en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana en Washington D. C., mientras que un esqueleto montado de D. hallorum (antes Seismosaurus), que puede ser el mismo que D. longus, puede ser encontrado en Museo de Nuevo México de Historia Natural y Ciencia. Diplodocus ha sido un tema frecuente en las películas del dinosaurio, documentales y ficticias. Fue mostrado en el segundo episodio de la serie de televisión premiada de la BBC; Walking with Dinosaurs. El episodio “La Era de los Titanes” sigue la vida de un Diplodocus hace 152 millones de años, enfrentándose a ataques por parte de Ornitholestes, Stegosaurus y Allosaurus. La película animada Fantasía ofrece muchos saurópodos en el segmento de La consagración de la primavera, uno de ellos parece ser un Diplodocus. En literatura, James A. Michener libro Centennial tiene un capítulo dedicado a Diplodocus, narrando la vida y la muerte de un individuo. Diplodocus es una figura comúnmente vista entre los dinosaurios de juguete y maquetas. Ha tenido dos figuras separadas en Colección de Carnegie. En El mundo perdido: Parque Jurásico II, aparecen varios saurópodos que puede que sean Diplodocus y Mamenchisaurus.