6 dic. 2013

Movimientos de las placas tectónicas

¿Qué son las placas?
La litosfera está dividida en numerosas placas tectónicas, pero no todas estas son igual de importates. Las placas principales son la africana, la euroasiática, la indoaustraliana, la norteamericana, la sudamericana, la pacífica y la antártica. Existen otras placas aunque no igual de importantes, son de menor tamaño. Estas son las placas del Caribe, Nazca, islas Filipinas, islas Kriles, Cocos, Scotia, Juan de Fuca y Arábiga. En total hay 15 diferentes placas tectónicas. Entre todas se sitúan numerosas microplacas o bloques litosféricas de pequeña extensión ero muy importantes ya que sirven para explicar fenómenos geológicos a escala regional.

Imagen en la que se muestra como la Tierra es divida por las placas tectónicas y como se mueven en la actualidad. Imagen de desenchufados.net.

El meteorólogo y geofísico alemán Alfred Wegenener* presentó en su libro El origen de los continentes y los océanos las bases de una teoría revolucionaria: afirmó que los continentes descansan sobre una capa plástica de la Tierra y se mueven cruzando la corteza oceánica a la deriva, alejándose o acercándose unos respecto los otros. A este fenómeno lo llamó la deriva continental. La mayoría de geólogos de su época rechazaron totalmente esa tontería revolucionaria, incluso algunos de ellos lo calificaron como un verdadero idiota. Tuvo que transcurrir medio siglo para que sus ideas fueran tomadas en consideración para teoría más modernas. Pero, ¿qué hizo pensar a Alfred L. Wegener que su teoría era cierta?. Wegener tenía datos que mostraban como Groenlandia se estaba alejando muy lentamene del continente europeo. Utilizó varios apas de los siglos XIX y XX para afirmar que París y Washington se estaban alejando y que San Diego y Shangai, en cambio, se aproximaban. Estas mediciones no eran del todo correctas, pero dieron mucho que pensar a Wegener.  Observó tanbién que la costa este de América del Sur y África encajaban exactamente como en un rompecabezas. Además pudo comprobar que había unas rocas idénticas de la misma edad en estos dos sitios, lo que dio a Wegener la pista definitiva.  Wegener no pudo explicar el mecanismo que se responsabliza del movimiento de los diferentes continentes. Alfred propuso que la fuerza del campo gravitatorio que ejerce la Luna sobre la Tierra, esa misma  que origina las mareas, podía ser la causante de todo. Otro de sus argumentos erróneos fue la idea de que los continentes "surcaban"la corteza al igual que un rompehielos en los mares congelados.

La Deriva Continental Según Wegener:

Hace 255 millones de años los continentes estaban unidos formando un único continente llamado Pangea. A su alrededor se encontraba un océano inmenso llamado Pantalasa ("todo el mar").       

 Hace 150 millones de años se empezó a producir la fragmentación de Pangea. Pangea se dividió en dos continentes llamados Laurasia (encontrado al norte) y Gondwanda (encontrado en el sur).

Hace 65 millones de años, cuando los dinosaurios se extinguieron, la Tierra se parecía mucho a la que vemos hoy en día en los mapas. Pero había importantes diferencias en las que notaríamos un gran cambio: por ejemplo, India no estaba unida a Asia.

Hace 15 millones de años la forma y posición de los continentes era casi la misma que en la actualidad. Hay un ejemplo bastante notable, fíjense en el actual Mediterráneo. En el futuro, el dinamismo y movimiento de las placas harán que la posición de los continentes vuelva a cambiar.

Pruebas de la deriva continental actuales
Hay bastantes pruebas, pero las principales son:

  • Pruebas paleontológicas
Entre las pruebas más importantes y notables para demostrar el movimiento de las placas tectónicas están las pruebas paleontológicas, que conciernen a los fósiles del pasado. Existen varias especies de animales prehistóricos como Mesosaurus, Cynognathus, Lystrosaurus o Glossopteris que se han encontrado en lugares que hoy están distanciados a miles de kilómetros, como Sudamérica, África y Australia. Los estudios paeontológicos indican nque estas criaturas hubieran sido incapaces de recorrer océanos enteros, lo que indica que en un pasado remoto estos continentes estuvieron unidos de alguna manera.
  • Pruebas geográficas
Wegener sospechó, como hemo dicho antes, de que la costa de Sudamérica (este) y África (oeste) encajaran como las piezas de un puzle. Si los continentes hubieran estado alguna vez juntos, sería lógico que encajaran. La coincidencia es todavía mayor si se tine en cuenta no las costas actuales, sino los límites de las plataformas continentales.
  • Pruebas geológicas y tectónicas
Si se unen los continentes en uno solo, se puede observar que los tipos de rocas, las cadenas montañosas principales  y su cronología tendrían continuidad física, es decir, formarían un cinturón casi continuo. Por lo tanto se puede deducir que muchas formaciones geológicas y cordilleras se originaron en el tiempo de Pangea, cuando los continentes estaban unidos.
  • Pruebas paleoclimáticas

    Este tipo de pruebas representaron para Wegener una de las más importantes debido a sus grandes conocimientos meteorológicos. Este científico alemán descubrió que existían zonas en el planeta cuyos climas actuales no correspodían con los que tuvieron en el pasado. Existen lugares que hoy tienen un clima tropical o subtropical pero que estaban cubiertas de hhielo hace 300 millones de años. Estas pruebas hacen sugerir que los continentes se encontraban más al sur que actualmente.

Alfred L. Wegener

Nacido en 1880, Alfred Lothar Wegener se doctoró en Astronomía por la universidad de Berlín, pero centró sus estudios en la geofísica y la meteorología. En 1906 realizó su primera expedición a Groenlandia, con el objetivo de estudiar la circulación del viento y el aire en zonas polares. Realizó nuevas expediciones en 1912-1913, pero abandonó su actividad científica cuando fue reclutado por el ejército alemán en 1914. Su participación en la primera Guerra Mundial duró poco tiempo ya que resultó herido en un asalto. En 1924 aceptó la cátedra de meteorología de la Universidad de Graz, encontrada en Austria. Seis años después, durante su última expedición a Groenlandia murió intentando llevar la comida a sus compañeros, que se habían quedado atrapados en el hielo. Se le recuerda vagamente no por sus estudios sobre el clima, si no por su contradictoria teoría de la deriva de los continentes.