30 may. 2015

Historia de los fósiles de dinosaurios (I)

Hoy tenemos una nueva entrada. La primera de dos partes. Esta entrada trata sobre la historia de los fósiles de dinosaurios, similar a la entrada que se hizo en enero, "historia de los fósiles de pterosaurio", que también tuvo dos partes. Esta es la primera y esta otra es la segunda. En esta entrada se hablará sobre los primeros descubrimientos en Inglaterra y descubrimientos posteriores.

Antiguas reconstrucciones de Megalosaurus por Waterhouse Hawkins.

Las primeras verdaderas descripciones de "dinosaurios", ya que por aquel entonces no se conocían con este nombre, empiezan en la década de 1820 y son debidas a trabajos de William Buckland, Gideon Mantell y su esposa. 
Mucho antes de que se descubrieran dinosaurios no avianos fósiles, ya se descubrían antes otros tipos de fósiles pertenecientes a otros animales prehistóricos, como este trilobites y esta planta de www.cienciaes.com y globedia.com.

Gideon Algernon Mantell fue médico en Lewis (Sussex, Inglaterra), aunque su gran pasión fue la geología. De pequeño, coleccionaba fósiles en South Downs (Sussex, Inglaterra también) e incluso montó un pequeño museo en su casa con las piezas recolectadas. Pero no fueron esos los primeros restos de dinosaurio. El caso es que en 1822, Gideon Mantell visitaba a un paciente suyo en Cuckfield y su esposa, Mary Ann Mantell dedicidió acompañarle. Durante el trayecto, su esposa encontró entre unos guijarros en la grava al borde del camino, unos dientes de gran tamaño bastante raros. Su esposa entregó estos restos a Gideon Mantell, que fue quién los investigó. Mantell no supo 

Gideon Algernon Mantell y Mary Ann Mantell de academic.brooklyn.cuny.edu.

identificarlos a la primera por lo que se los enseñó a otros científicos de aquella época (William Buckland y Georges Cuvier). Los dos científicos creyeron que no tenían ningún interés, que probablemente pertenecieron a un pez o un mamífero. Aunque estos científicos eran muy venerados, Mantell no les creyó completamente. Él sabía que esas rocas pertenecían al Mesozoico. Siguió investigando por su cuenta y entonces se dio cuenta de que esos dientes eran muy parecidos  a los de una iguana actual. Por este motivo llamó al animal al que pertenecían estos dientes "Iguanodon" (uno de los dinosaurios más famosos de hoy en día, aunque no figura entre el puesto de los 10 dinosaurios más conocidos)
Izquierda - Ilustración que realizó Mantell en su trabajo, en el que comparaba los dientes 
de Iguanodon con los de una iguana moderna. Imagen de es.wikipedia.org. 
Derecha - La reconstrucción de Mantell. Imagen de www.dinosaurisle.com.

Un año antes, William Buckland había descrito los restos parciales de un reptil grande, probablemente carnívoro. Entre estos restos se encontraban un maxilar, uno de los restos más famosos de todos los tiempos. Este fósil se halló cerca de Stonesfield, en Oxfordshire. Fueron 
denominados "Megalosaurus".
Izquierda - William Buckland de commons.wikimedia.org. Derecha - El maxilar que encontró Buckland. Imagen de geologywriter.com.

Poco después, en 1832 en Tilgate Forest también, se descubrió otro esqueleto incompleto de un reptil también. Fue descrito por Mantell en 1833 bajo el nombre de "Hylaeosaurus". Todos estos dinosaurios parecían ser terrestres, por lo que no llamaron la atención. No se volvieron a encontrar más dinosaurios en la década de 1830.

Los restos de este dinosaurio, Hylaeosaurus, descritos por Mantell de www.pinterest.com.

En 1841, Richard Owen reveló que Iguanodon, Megalosaurus e Hylaeosaurus eran muy distintos de los reptiles actuales con los que habían sido comparados, que merecían tener su propio grupo taxonómico. Por esta misma razón creó el taxón "Dinosauria" (lagarto terrible). El imaginaba estos reptiles como reptiles gigantes. Y su concepción de estos animales creó objeto de debate en la comunidad científica y cierto asombro en el público en general. 

Las antiguas reconstrucciones en las que se basaban estos tres dinosaurios. Imagen de elsofista.blogspot.com.

Gracias a estos nuevos nombramientos, nos percatamos de que restos de estos "dinosaurios" habían sido encontrados anteriormente: en Sichuan, China ya se habían encontrado restos de dinosaurios, pero se creían que pertenecían a dragones y los molían para hacer medicinas entre los años 265 y 317; en otros lugares habían sido considerados como otras cosas debido a las religiones; el hallazgo de Robert Plot en 1676 de la parte inferior de un fémur, que fue considerado en 1763 por R. Brooks como "Scrotum humanum"; y finalmente más descubrimientos de William Smith en 1807, 1808 y 1809 en las Islas Británicas, pertenecientes a Iguanodon. 

Izquierda - Los dragones chinos, con los que fueron confundidos los restos de dinosaurios en la Antigua China. Imagen de www.taringa.net. Centro -  Scrotum humanum de neatorama.com. Derecha - Uno de los huesos de Will Smith procedentes a un Iguanodon. Imagen de what-when-how.com.

A comienzos de la década de 1850, la visión de Owen sobre reptiles elefantinos adquirió más forma debido a la Gran Exposición en Hyde Park. Entre 1852 y 1854, Waterhouse Hawkins elaboró esculturas a tamaño real de dinosaurios y otros animales prehistóricos para esta exposición en Crystal Palace. Sir Richard Owen también hizo una cena especial para una veintena de invitados dentro de un Iguanodon. Estas esculturas también atrajeron al público todavía más. 

La escultura en la que se realizó la cena. Imagen de cabinetmagazine.com.

Poco tiempo después de que Owen terminara sus esculturas de dinosaurios, se empezaron a descubrir dinosaurios en América del Norte. En 1855 se encontraron en Montana dientes dispersos semejantes a los de Iguanodon y Megalosaurus. Joseph Leidy, los nombró Trachodon y Deinodon respectivamente. En 1858, Leidy examinó un esqueleto parcial de Haddonfield, Nueva Jersey al que llamó Hadrosaurus. Estos nuevos dinosaurios podían haber adoptado una postura más parecida a la del canguro, no como los dinosaurios elefatinos de Owen, Mantell y Buckland. Por lo que se acercaron más a la apariencia real de estos animales prehistóricos. En 1868, Waterhouse Hawkins construyó más modelos de dinosaurios, Hadrosaurus y Laelaps, con la nueva postura "canguresca", para el Central Park de Nueva York.

Izquierda - Joseph Leidy junto al fémur de Hadrosaurus. Centro - Dientes de Trachodon de es.wikipedia.org. Derecha - Dientes de Deinodon de es.wikipedia.org.

En 1861 se encontró una pluma fósil en Alemania, que se nombró Archaeopteryx lithographica. Posteriormente se encontraron esqueletos fosilizados del dinosaurio-ave al que pertenecía esta pluma, y ahora es conocido como el ave más antigua, aunque tenía características de los dos grupos, es decir, de los dinosaurios y las aves. 
Pluma fósil de Archaeopteryx. Imagen de en.wikipedia.org.

A principios de la década de 1870, se empezaron a descubrir restos de dinosaurio canadienses. El primer hallazgo importante se realizó en 1884. Fue descubierto por Joseph Tyrrell un cráneo de Albertosaurus en Red Deer, Alberta. Los investigadores se dieron cuenta que la única manera de recoger restos de dinosaurios de esa zona era bajando río abajo, dónde se encontró el cráneo de dinosaurio. 

Restos de Albertosaurus descubiertos por Joseph Tyrrell. Imagen de www.collectionscanada.gc.ca

En 1877, dos investigadores encontraron depósitos fosilíferos aún másricos en Colorado. Arthur Lakes (el primero) halló huesos fósiles y los envió a O.C.Marsh. El segundo fue O.W.Lucas y los envió a Edward Drinker Cope. Estos dos investigadores (Marsh y Cope) estaban en enemistad desde que Cope presentó al Plesiosaurus en 1870 con la cabeza dónde iba la cola. Desde entonces empezaron a competir por ver quién recogía más fósiles. Así empezó su rivalidad. Empezaron un periodo conocido como "Guerra de los Huesos". 

Los dos enemigos perpetuos que con su enemistad ayudaron a la ciencia. Imagen de es.wikipedia.org.

A partir de estos hallazgos en Colorado, enviaron equipos de exploradores contratados por Cope y Marsh, extendiendo las excavaciones a Wyoming, Montana, Connecticut y Nuevo México. Finalmente, llegaron a describir más de 130 especies nuevas de dinosaurio. Muchos de estos fósiles siguen hoy en museos norteamericanos.  

Claosaurus y Ceratosaurus de www.taringa.net, Stegosaurus de www.copyrightexpired.com.

En 1878, en abril, unos mineros que excavaban a 322 metros de profundidad en el pozo Sainte Barbe, junto Bernissart, en Bélgica. Entraron en una fisura de arcilla que finalmente fue un yacimiento paleontológico. Se hallaron alrededor de 40 esqueletos de Iguanodon, algunos incompletos y otros completos. La excavación la realizaron investigadores del Museo Real de Historia Natural de Bruselas (hoy Real Instituto de Ciencias Naturales). Fueron Louis de Pauw y Louis Dollo quiénes se ocuparon de su descripción. El Real Instituto de Ciencias naturales tiene en su exposición más de treinta Iguanodon expuestos.
Cuando se montó el primer esqueleto de Iguanodon, procedente de Bernissart. Imagen de www.dinohunters.com.

Posteriormente entre 1897 y el año siguiente, el Museo Norteamericano de Historia Natural realizó nuevas expediciones y descubrió el yacimiento Bone Cabin Quarry, donde un pastor se hizo una cabaña con huesos de dinosaurios que se encontraban dispersos por el lugar y entre 1878 y 1905 se quitaron cientos de huesos. 

Fotografía del descubrimiento de Bone Cabin Quarry en 1898 de datosfreak.com.