25 ene. 2016

Biología de dinosaurios - Reproducción (IV)

La cuarta entrega de la etiqueta "biología de dinosaurios" ya está aquí. La primera entrega hablamos sobre el tamaño; la segunda sobre la comunicación entre dinosaurios y la tercera sobre el debate actual que indica si los dinosaurios tuvieron sangre caliente o fría. Esta cuarta entrega hablaremos de la biología reproductiva de este grupo de reptiles:

Imagen de godzillin.blogspot.com.

Huevos
Todos los dinosaurios, avianos y no avianos, depositan y depositaban huevos amnióticos con cáscaras duras. Los huevos eran dejados en un nido. Muchas especies actuales y extintas construían nidos de diversas formas, hasta madrigueras. Algunos pájaros actuales ni siquiera construyen nidos o madrigueras para guardar sus huevos. Aunque los pájaros modernos tengan un oviducto funcional solamente, los dinosaurios y también las aves más cercanas a los dinosaurios tenían dos en total, como sus parientes los cocodrilos. Algunos dinosaurios no avianos tenían puestas repetitivas en las que depositaban dos huevos cada día o cada dos y luego procuraban que todos los huevos se rompieran el mismo día.

Huevos de dinosaurio de coctel-de-ciencias.blogs.quo.es.

Hueso medular
Las hembras, al depositar los huevos, desarrollaban un tipo especial de hueso entre la capa ósea dura externa y la médula de sus extremidades. Este hueso medular era usado para fabricar la cáscara del huevo. El hallazgo de esta característica en un espécimen de la conocida especie Tyrannosaurus rex proporcionó más evidencia de este hueso especial en dinosaurios extintos y permitió a los paleontólogos establecer el sexo de un dinosaurio fósil por primera vez. También se encontró posteriormente este hueso en Allosaurus y Tenontosaurus. Dado a que los terópodos son una rama muy lejana de los ornitópodos entre los que se encontraba Tenontosaurus, es muy probable que este hueso se encontrara en todos los dinosaurios.

Hueso de B-Rex, MOR 1125, el espécimen del que se conserva tejido medular ligado a la fabricación de las cascáras de los huevos. Imagen de esta otra entrada.

Cuidado paternal hacia las crías
Jack Horner descubrió en 1978 una zona de anidación de Maiasaura, el lagarto buena madre, en Montana, demostrando que el cuidado paternal de los dinosaurios adultos hacia las crías continuaba bastante tiempo después de que las crías eclosionaran del huevo. Probablemente este comportamiento lo tuvieron todos los dinosaurios. Hay evidencias de que otros dinosaurios como saurópodos titanosaurios también anidaban todos juntos. En 1993 se encontraron los restos de Citipati incubando un nido de huevos, lo que aclara que este dinosaurio protegía a sus huevos y les daba calor de una forma similar a la de las gallinas. Un embrión ´fósil de Massospondylus también carecía de dientes, lo que indicaba que las crías necesitaban ser alimentadas por sus padres. Huellas en Escocia también confirman que los padres se ocupaban de sus hijos.

Zona de anidación de Maiasaura. Imagen de dinosaurios.org.

Rituales de apareamiento
Hace relativamente poco tiempo ha sido publicado un estudio que habla sobre los rituales de apareamiento de dinosaurios. Un equipo de científicos de la Universidad de Colorado ha encontrado grandes raspones realizados por dinosaurios en piedra arenisca hace aproximadamente 100 millones de años. Estos raspones son parecidos a los que hacen las aves modernas y son conocidos como "ceremonias de raspado". Los machos realizan estas marcas para mostrar a la hembra sus capacidades construyendo nidos. Había más de 50 evidencias, algunas enormes, del tamaño de una bañera.

Imagen de agenciasinc.es.

Dimorfismo sexual
El dimorfismo sexual es una característica fisiológica que diferencia a los especímenes machos de los especímenes de sexo femenino. Normalmente, el dimorfismo sexual sirve a la hora de cortejar a la hembra, para impresionarla. Algunas características diferenciativas entre el macho y la hembra fueron por ejemplo el color; las golas de los ceratópsidos probablemente tuvieron un color más llamativo en su época de celo para impresionar a la hembra. Otras características de dimorfismo sexual en dinosaurios fueron el tamaño, la longitud de otras partes del cuerpo como crestas, golas, cuernos, etc..., plumas o incluso caderas más anchas.

Imagen de tortuamigos.com. El de la derecha es macho y por lo tanto tiene una gola más grande para exhibirla ante la hembra.

Selección sexual
Después de hablar del dimorfismo sexual, ya sabemos que los machos utilizaban estas características fisiológicas de su cuerpo para atraer a la hembra. Pues, un muy reciente estudio aclara que los dinosaurios elegían a su pareja por el tamaño de sus cuernos, crestas o golas. El sujeto para este "experimento" fue el ceratópsido Protoceratops andrewsi. Se escogieron 37 especímenes de este dinosaurio de distintas edades, que se clasificaron como "cría, joven, semiadulto y adulto". Se observó que la gola crecía en longitud pero también en anchura, lo que es posible que como hemos explicado antes, ésta tuviera colores y le sirvieran para atraer a la hembra.

<p>Reconstrucción de jóvenes ejemplares de <em>Protoceratops andrewsi</em> exhibiendo su gola. / Rebecca Gelernter/QMUL</p>
Imagen por Rebecca Gelernter.