29 ago. 2016

Gideonmantellia, el dinosaurio de la semana

A veces, a los dinosaurios se les suele poner el nombre de otros paleontólogos que anteriormente han descubierto otros dinosaurios. Este es el caso del actual dinosaurio de la semana, Gideonmantellia, que honorifica sin duda alguna a Gideon Mantell, el que descubrió el primer dinosaurio y se dedicó a estudiarlo.

Imagen de dinosaurpictures.org.

Gideonmantellia fue un dinosaurio ornitisquio ornitópodo basal. Por lo que sabemos este animal tuvo unas alargadas patas traseras que le harían huir rápido de sus depredadores, ya que no disponía de otra adaptación para huir de depredadores de la época. Su pelvis indica que pudo optar por los dos medios de locomoción: cuadrúpeda la mayoría del tiempo y una locomoción bípeda para huir de depredadores o mientras estuviera abierto. Es probable que Gideonmantellia, al igual que otros dinosaurios similares tuviese unos sentidos desarrollados para captar a los depredadores rápidamente: un oído y una vista excelentes, aunque es posible que también desarrollase el olfato para detectar alimento. Este dinosaurio fue un dinosaurio de dieta herbívora alimentándose de plantas de crecimiento bajo. Habría tenido un cráneo corto con un pico córneo lo suficientemente duro como para arrancar los tallos de las plantas que ingeriría. Es probable que tuviese también una cola larga para hacer contrapeso de la cabeza.

Otros dinosaurios con los que convivió Gideonmantellia: mjkinv0

Gideonmantellia vivió más de un metro de longitud. Su nombre hace referencia al primer descubridor de un dinosaurio: Gideon Mantell. El género abarca una sola especie: Gideonmantellia amosanjuanae, la especie tipo. Vivió en el Cretáceo inferior, en un periodo llamado Barremiano hace aproximadamente 130 millones de años.
Sus restos, constituidos por 104 huesos, se encontraron en Galve, Teruel, en España por el paleontólogo aficionado José María Herrero Marzo y su hijo Jesús en 1982. En 1987 José Luis Sanz describió a partir del fémur izquierdo y el ilion que se encontraron un nuevo espécimen de Hypsilophodon foxii. En 1995 José Ignacio Ruiz-Omeñaca se percató de que estos restos deberían haber pertenecido a un dinosaurio diferente y tras varios procesos, en 2006 se creó la nueva especie: Gideonmantellia amosanjuanae. Aún así, este género solo se hizo válido en 2012.

Imagen de los restos fósiles encontrados pertenecientes a Gideonmantellia por ornitischiophilli