7 sept. 2015

Xenotarsosaurus, el dinosaurio de la semana

El dinosaurio de esta semana no es muy conocido, pero en parte es una de las cosas que más me gusta de este blog: dar a conocer cualidades recónditas de los dinosaurios que muy pocos saben; y eso incluye también hacer entradas con dinosaurios que apenas conoce el mundo. Por lo que esta semana el dinosaurio de la semana es muy poco conocido: Xenotarsosaurus.

Xenotarsosaurus bonapartei por Sergey Krasovskiy.

Xenotarsosaurus fue un dinosaurio saurisquio terópodo ceratosaurio abelisáurido. Fue un animal que se pareció bastante a Carnotaurus aunque se clasifica primariamente en Abelisauridae porque las vértebras contienen diferencias con las de Carnotaurus. Xenotarsosaurus fue un dinosaurio carnívoro que se alimentó de otros dinosaurios con los que convivía y otros animales. También se sabe que fue un dinosaurio bípeda, por lo que apoyó todo el peso, de aproximadamente 700 u 800 kilogramos, sobre sus patas traseras, que debieron de ser fuertes y poderosas para correr detrás de la presa que intentaría huir de este dinosaurio. Se le suele representar bastante parecido a Carnotarus, con un cráneo corto y ancho, con brazos pequeños, fuertes patas traseras y también una larga cola que le hizo de contrapeso a la cabeza.

Xenotarsosaurus bonapartei by TeratophoneusXenotarsosaurus by Anto009
Izquierda - Xenotarsosaurus por Teratophoneus. Derecha - X. bonapartei por Anto009.

Este dinosaurio tuvo una longitud aproximada de ocho metros. Xenotarsosaurus significa "lagarto con tarso extraño". Existe una sola especie de Xenotarsosaurus: Xenotarsosaurus bonapartei. Vivió en el Cenomaniano y Turoniano, en el Cretácico final.

Xenotarsosaurus por Spinosaurus1.

Los únicos restos fósiles de este dinosaurio cuentan con algunas vértebras y una pierna casi completa, con un tarso en una extraña unión con la tibia que es lo que utilizaron Ricardo Martínez, Olga Gímenez, Jorge Rodríguez y Graciela Bochatey para crear este género en 1987. Estos restos se encontraron el Chubut, una provincia del país sudamericano Argentina. Primeramente, en 1980 Juan Carlos Sciutto descubrió un gran yacimiento de fósiles entre los que se encontraban algunos restos de terópodo. Después, José Fernando Bonaparte recogió algunos restos más de huesos de terópodo, probablemente del mismo individuo.